Cementerios privados: Los únicos «Vivos» son sus dueños (1era parte)

Abusándose del dolor de los familiares, de la necesidad de tener un lugar para dar digna sepultura a la persona querida y de la falta de dinero para pagar en efectivo, los cementerios privados les hacen firmar contratos perjudiciales.